Consejos para simplificar el diseño de tu sitio web

Diseño web
Compartir:

No es ningún secreto que lo simple a menudo es mejor cuando se trata de diseño web. Con una interfaz que es simple de entender y fácil de usar, es más probable que conviertas a los visitantes en usuarios activos que regresen a tu sitio más adelante.

¿Pero cómo simplificas tu sitio web?

Primero debes establecer tus objetivos y después buscar la ruta para llegar a ellos. Cualquier cosa que se interponga en el camino de esa ruta debe ser eliminada. Cualquier cosa que haga pensar al usuario: «¿qué se supone que debo hacer?», debe ser eliminada del diseño.

Estos consejos funcionan tanto para sitios web existentes como para nuevas creaciones.

Céntrate en las llamadas a la acción

Tu sitio web debe tener un objetivo final para que todo usuario haga algo. Ese objetivo debe ser obvio para las personas que aterricen en tu sitio.

Las llamadas a la acción deben ser claras, lo suficientemente grandes como para verlas y deben estar ubicadas en lugares donde los usuarios no se alejen demasiado de ellas para tener accesible el clic.

Optimiza el número de páginas

Agiliza el contenido en fragmentos manejables, pero no agobies a los usuarios con demasiadas páginas en las que tener que hacer clic. Mantén todo el contenido relacionado junto para facilitar la lectura y el flujo.

Elimina las páginas con información antigua y desactualizada o aquellas que sólo contengan un widget, de cualquier tipo, de terceros, éstos elementos generalmente pueden incorporarse en otra parte del sitio, como por ejemplo, el footer.

No utilices demasiados colores

Aunque una variedad de colores puede ser divertida e interesante, también puede ser abrumadora. Sigue una paleta de colores con sólo dos o tres opciones para ayudar a mantener el color bajo control.

Si quieres ser muy simple, considera una paleta de colores monótona con sólo unos pocos tonos de un color. Algo tan simple, si está bien hecho puede resultar muy atractivo y también sencillo para los usuarios. Menos colores causan menos sobrecarga mental y ayudan a crear una apariencia más armoniosa y organizada.

Opta por la navegación estándar

Si bien los estilos de navegación ocultos o alternativos pueden parecer geniales, estas opciones de moda no son tan fáciles de usar. Cualquier desviación de los patrones de usuario «normales» puede resultar discordante y hacer que los usuarios piensen demasiado sobre cómo moverse por el sitio. Opta por patrones estándar para que tu sitio web sea fácil de usar.

Los elementos de navegación superiores o emergentes con tres a ocho opciones de menú son la norma. Olvídate de los mega menús de navegación que una vez fueron populares.

A menos que tengas un gran e-commerce, no hay razón para que cada página del diseño tenga un lugar en la navegación. Además, muchas de estas opciones no funcionan bien en dispositivos móviles.

Ten en cuenta la Regla 80-20

La regla 80-20 es un buen lugar para comenzar cuando se piensa en realizar cambios en un diseño.

  • Ten en cuenta que el 20 por ciento de los elementos en tu sitio web generará el 80 por ciento de las acciones deseadas del usuario, lo que significa que un puñado de llamadas a la acción, botones u otros elementos de la interfaz de usuario generarán una parte importante de la interacción del usuario.
  • Con esto en mente, al realizar cambios, concéntrate en el 20 por ciento superior del contenido para realizar el 80 por ciento de los cambios cuando actualices o crees un diseño.

Los elementos del 20 por ciento en los que tal vez quieras pensar incluyen los mismos elementos que generan la mayor cantidad de clics: CTA, embudos de tráfico e imágenes.

Usa los elementos con un propósito

Los iconos, las imágenes y cualquier otro elemento de la interfaz de usuario en el diseño deben estar ahí por algún motivo. No abrumes a los usuarios con elementos chulos sólo porque los tienes. Usa elementos sólo cuando tengan un uso real y un propósito en el diseño general.

Ten cuidado con la tipografía

El modelo para usar bien la tipografía es como usar el color: menos es más. Los tipos de letra que son más fáciles de leer tienen formas estándar, anchos de trazo uniformes y sin abundancia de adornos. Las letras deben incluir suficiente peso para ser legibles y contrastar con el fondo.

Mejora el tamaño del texto

Aumenta el tamaño de las letras. Puedes caer en el error de querer meter mucho texto en una sola pantalla, lo que te obligará a hacerlo en un tamaño que no facilitará nada la lectura a los usuarios. Las letras más grandes con un estilo sencillo son más fáciles de leer y escanear rápidamente.

Si bien las palabras clave deben atraer a los usuarios para moverse por tu sitio, no todo debe estar en esa primera pantalla. Los usuarios entienden que deben continuar y están acostumbrados a hacer scroll, especialmente cuando miran sitios web en sus smartphones.

Presta atención a las palabras

Si bien la tipografía puede marcar una gran diferencia al determinar cómo de simple o complejo es el diseño, las palabras son igual de importantes. Cada palabra debe transmitir el mismo significado que sus imágenes.

Los sitios web son un medio que deben proporcionar una forma legible de comunicación. Asegúrate de que la conversación que tengas con los visitantes sea la que esperas con un texto claro, conciso y altamente legible. Crea un tono que fluya a través del diseño y utiliza palabras que atraigan a los usuarios. Edita y edita hasta que elimines todo el texto innecesario.

Rompe una regla, pero sólo una

Las reglas se hicieron para romperse. Pero rompe solamente una. Puedes hacer algo distinto, pero no llenes el diseño con muchos elementos diferentes o inusuales. Al centrarte en una sola cosa más compleja o inusual, puedes crear interés sin agobiar a los usuarios. Simplemente no debes caer en una de las trampas más comunes: hacer demasiado.

Conclusión

Un diseño web demasiado complicado o «demasiado diseñado» puede interferir con lo que deseas comunicar a los usuarios. Recuerda tus objetivos de conversión y lo que quieres que hagan los usuarios con el diseño.

Ya sea para completar un formulario, descargar una aplicación, comprar un producto o contratar un servicio, cada elemento de diseño debe hacer hincapié en llegar a este destino.

Elimina todos los elementos de diseño que se interponen en el camino de esta ruta. Los usuarios prefieren diseños limpios, simples y fáciles de usar. Esto es particularmente cierto en dispositivos más pequeños, como smartphones, donde el desorden puede arruinar la experiencia de usuario en cuestión de nanosegundos.

 

¿Quieres que te ayudemos a mejorar el diseño de tu sitio web?

Contáctanos

Fuente: Design Shack

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies