¿Qué diferencia hay entre el Hosting en la nube y el Hosting compartido?

Hosting en la nube
Compartir:

Ya sea porque estés construyendo un sitio web e-commerce a gran escala o simplemente porque necesitas alojar tu portfolio de diseños, elegir el hosting o alojamiento adecuado es de vital importancia. En estos días, lo más probable es que tengas que elegir entre el alojamiento en la nube y el alojamiento compartido, pero ¿cuál es la diferencia?

Estamos acostumbrados a ver la palabra «nube» en prácticamente todos los términos tecnológicos que existen. Si bien las personas que entienden de tecnología tienen una comprensión decente de lo qué es «la nube», no se puede decir lo mismo de todas sus posibles aplicaciones.

El hosting en la nube, por ejemplo, no es simplemente un alojamiento compartido con una insignia de “la nube” pegada en la frente. El hosting en la nube se encuentra en una liga propia en comparación con las formas más tradicionales de hosting compartido, y ofrece muchas ventajas únicas que califican su existencia.

¿Qué es el hosting en la nube?

La mayor diferencia del alojamiento en la nube es que extrae la potencia de cálculo de un grupo de recursos asignados dinámicamente en una gran red de componentes físicos, y no en un conjunto fijo de hardware.

¿Qué es el hosting compartido?

El alojamiento compartido, por otro lado, es una solución de alojamiento web donde cada cliente recibe una parte del hardware del servidor para ejecutar su sitio web o aplicación. El alojamiento compartido es a menudo la forma más económica, ya que el proveedor de servicios aloja a varios clientes en un único servidor web, lo que resulta en costes más bajos en general.

Si bien el alojamiento compartido puede ser perfecto y rentable para proyectos menos exigentes, tiene sus límites. Con varios clientes que comparten un conjunto de hardware físico, los usuarios individuales no pueden confiar en un nivel garantizado del rendimiento del servidor.

Esto puede no ser un problema para sitios web y aplicaciones con requisitos mínimos o con poco número de visitantes, pero cuando se trata de ejecutar procesos intensivos y críticos para el negocio, muchos usuarios encuentran que el alojamiento compartido no está preparado.

La manzana de la discordia

¿Por qué el alojamiento compartido no es el adecuado para sitios web o aplicaciones intensivas? En una palabra: contención. Toda la potencia del hardware siempre se extraerá en varias direcciones a la vez, con diferentes sitios web y aplicaciones en constante competencia por el poder de procesamiento.

Imagina que un cliente en una plataforma compartida recibe un aumento repentino de tráfico. Afortunadamente, otros sitios web que están alojados en el mismo servidor son silenciosos, por lo que pueden asignarse algunos recursos para hacer frente a los visitantes adicionales. Pero ¿qué sucede cuando varios sitios web son populares al mismo tiempo? El servidor solo tiene una cantidad limitada de recursos para distribuir, por lo que las aplicaciones intensivas tendrán problemas para obtener lo que necesitan. El resultado final es un rendimiento inconsistente, tiempos de carga lentos y una experiencia de mala calidad para el usuario final. Si tu sitio web tiene una fuente importante de clientes potenciales o de ventas, esto presenta un gran problema.

Incluso con una gran controversia, el alojamiento compartido aún puede usar tecnología sofisticada para proporcionar un rendimiento decente, al menos para sitios con requisitos bajos o medios. Pero los sitios exigentes nunca obtendrán un rendimiento predecible y ni de alta consistencia en otra cosa que no sea una plataforma dedicada.

Problemas de rendimiento

Un concepto erróneo sobre el hosting en la nube es que no ofrece ningún aumento de rendimiento significativo. Nada más lejos de la realidad, con el alojamiento en la nube, cada recurso que configures está dedicado exclusivamente a ti. Los procesadores, la memoria RAM y el almacenamiento SSD proporcionan un rendimiento garantizado en el alojamiento en la nube, exactamente de la misma manera que lo hacen en los servidores completos.

Al igual que una plataforma compartida, todo se puede administrar desde un panel de control central, pero con la flexibilidad de administrar también archivos a través de SFTP, instalar y actualizar aplicaciones, administrar bases de datos y DNS, y manipular el código fuente.

Como se ya se ha mencionado anteriormente, la mayor diferencia es que, a diferencia del hosting compartido, el hosting en la nube ofrece recursos totalmente dedicados que se pueden escalar a demanda para obtener un rendimiento garantizado.

Este artículo fue publicado originalmente en el número 301 de net , la revista más vendida del mundo para diseñadores y desarrolladores web.

 

Si necesitas ayuda con el alojamiendo de tu sitio web, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

Contáctanos

Fuente: Creative Bloq

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies